Capitulo 3: Maté a Edward

… pero luego algo sonó en mi cabeza y el rostro de Edward se puso en frente de mis recuerdos , pegado a mis parpados, creo que tengo mi respuesta…
Separé mis labios de los suyos, un poco jadeante y apoye mi frente en la suya, para verme en sus oscuros ojos de noche eterna
-Jacob, yo…- parpadeé y cuando abrí los ojos en una centésima de segundo , me encontraba flotando en el aire a 2 metros de donde me hallaba besando a Jacob, mientras él hacia lo mismo en dirección opuesta a mi, a unos 4 metros de distancia, miles de pedazos de tela revoloteaban, alrededor de su forma animal, todo esto lo descubrí en un milisegundo, al siguiente milisegundo me di cuenta que yo no flotaba, caía; caía a la mojada arena. El gran lobo rojizo rugía a una silueta delante de el que no pude identificar enseguida desde mi posición, cuando levante mi cabeza, la luz de la luna se fragmentaba en miles de brillos al tocar su piel, lo cual de la misma manera encendía su roja cabellera
-veo que cambiaste a Edward rápidamente, cuanto te duró la tristeza de perderlo. ¿2 horas?, pero espero que sepas que ni en 2 siglos a mi se me va a olvidar lo que le hicieron a James-
Jacob se abalanzó a Victoria directamente a su cuello, pero esta lo arrojó con un solo puñetazo en el hocico, Jacob se incorporó rápidamente sin darle tiempo a Victoria de acercarse a mí. Tenía que hacer algo antes que ella matara a Jacob, -por que diablos los otros lobos no llegan- y recordé que todos estaban en el funeral de Harry, por lo tanto tenían su forma humana y no podían escuchar a Jacob. Por cada paso que Victoria daba , Jacob le propinaba un certero mordisco que la enfurecía, pero eso no será suficiente para detenerla.
Cuando por fin salí de mi asombro y terror pude pronunciar algunas palabras.
-Victoria, el y yo no estamos mas juntos, ya no es mi pareja, por favor déjanos en paz el ya no me ama- no le mentía, o por lo menos esa era mi verdad y estaba tan convencida de ella que no me importaría llevarla a la muerte.-Yo ya no lo amo- esa tampoco fue mentira, bueno, tampoco fue verdad, pero agotaría hasta el ultimo recurso para salvarle la vida a Jake.
-jajaja, enserio niña?-, se mofó mientras desenterraba las fauces de Jake de su brazo. –ninguna de tus afirmaciones es verdad y lo sabes, pero en cualquier caso no me importa si ustedes se aman o se odian yo voy a vengar la muerte de James y de paso del inútil de Laurent que no pudo acabarte- mis instintos naturales mi hicieron poner de pie y correr, pero no di 2 pasos cuando Victoria me tenía por el cuello, dejándome sin aire, Jacob yacía en la arena agotado y herido. Ya no habrá mas, ella ganó, voy a morir, bueno de cierta forma la muerte da eterno alivio a las indecisiones, sentimientos encontrados, tristezas, la perdida de integridad y todas esas cosas que me agobiaban, pero también ponía final al amor, a ese que nunca pude vivir sin llorar, que quemaba incluso cuando el viento soplaba fuerte, también perder a ese amor nunca revelado pero inconfundible, a esos amores que nunca fueron simples a esos 2 que nunca veré mas pero en especial, al que aun estaba tendido en el suelo sin poder hacer mayor cosa, por que al ver a Edward en mis pensamientos, lo recordé en el preciso momento que se iba, mientras yo besaba a Jake, dejaba ir a Edward de mi corazón, de mi mente y de mi ser , también en ese recuerdo/fantasía pude decirle a Edward que le deseaba lo mejor y que no le podía prometer amarlo para siempre por que en ese momento no lo quería mas, pero le prometía no olvidarlo y seguir sintiéndolo real, hasta el instante donde mi vida termine, osea en este momento.
-¿una última palabra?- dijo Victoria acercándose peligrosamente a mi cuello.
-pregunta correcta a la persona errónea- se escuchó una voz gruesa y demandante detrás de ella. De nuevo estaba en la arena mojada tratando de tomar aire. No me importaba quien había sido, solo me deslicé con mis últimas fuerzas cerca de Jacob y lo abracé, noté una herida punzante en su lomo.
- va a esta bien- dijo Emily al verla herida también, cuando me ubiqué en el espacio observé a todos los lobos, el hombre de la voz espesa Sam quien entró en fase solo al bajar a Emily de su espalda, enfrente de ellos, una hoguera, dentro de la hoguera, una pelirroja haciéndose cenizas. Apenas quedé estupefacta con la sensación que había experimentado, al principio todo pasó muy lento, y cuando los otros lobos llegaron a nuestro rescate ni siquiera vi que pasó, me sentía mareada y cansada, y cuando mire alrededor Emily y Sam arrastraban a Jake pro toda la playa. Ya no había más lobos. Solo la hoguera y yo, en ese momento entendí que ese era el ultimo vampiro en mi vida, ya no los habrá mas, se han ido con Victoria todas las pesadillas donde mi familia y yo moríamos en sus manos, así que como acto solemne, y por mi salud mental, así sonase cruel, debía arrojar en esa hoguera los pedazos de Edward que aun me cortaba por los bordes. Debía matar a Edward. Di un par de pasos hacia el incandescente fuego, y me arrodillé junto a el.
–si es lo que quieres hazlo- otra vez su nítida voz, su figura ebúrnea frente a mi, su cabellos de bronce impávido, la serenidad en sus facciones perfectas, la misma figura que, había visto cuando estaba en la motocicleta y esa que vi cuando me lancé del acantilado.-es lo mejor para ti- dijo estirándome, una mano, no la tomé por que se que si lo hacia ese frágil recuerdo producto de mi imaginación se desvanecería en el aire-Edward, nunca dudes que te amé, lo sabes, verdad? –
-lo se, yo también lo hice y lamento todo mucho-
-creo que es hora de que te vayas para siempre-
-siempre trato de cumplir tus deseos Bella, y te dije alguna vez que me quedaré en tu vida tanto como tu quieras- se acercó a mi y me dio un beso en la frente, lo sentí tan real, que incluso tirité un poco de frio, como lo hacia a su tacto real. Luego se dio la vuelta y camino hacia la hoguera, entró en las fulgentes llamas y desapareció con el humo de esta, que se apagó inmediatamente de que mi Edward la tocara. Vi las cenizas que quedaron y sonreí para mi misma y para la luna.
-estas bien Bella?- dijo Quil, saliendo de los matorrales con unos pequeños shorts apretados. Al parecer Quil también había alcanzado el estado mórfico, pues su cuerpo al igual que el de Jake cambió bastante.
-si lo estoy, como está Jacob?- Quil calló y me miró intensamente mientras en su rostro unas pinceladas de tristeza dibujaban sus facciones se acercó y me ofreció su espalda, -ya te darás cuenta por ti misma- me subí sin mas a su espalda y se echó a correr por toda La push, no iba a la velocidad ultrasónica de un vampiro, y ni siquiera a la velocidad de Jake pero lo suficiente para no ser humana, en menos de minutos llegamos a la rustica cabaña de los Black.
-te dejo aquí, llama a tu padre estará preocupado por ti, debemos irnos todos al funeral de Harry, en la cabaña van a estar Billy, Sam y Emily- no dejé que terminara de hablar y corrí hasta la cabaña
-Hey Bells- Giré mi cabeza sin dejar de correr – cuidalo-
-Lo haré Quil- y seguí corriendo, la puerta de la entrada estaba abierta, busqué rápidamente a la pequeña habitación.
Entre al cuarto y al verlo, la sangre se bajó de mi cabeza dejándome totalmente pálida
-Jacob!-….

0 comentarios:

Publicar un comentario

About this blog

bueno, este blog lo hago inspirado a una nena que estaba haciendo uno sobre el mismo tema pero que no volvió a publicar ...
ademas tambien lo hago gracias a la nena de Reneesme cullen love story que me tiene matada con su blog es demasiado bueno para ser un blog te admiro y sigue escribiendo!!
espero que les guste!!

Amazon MP3 Clips

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.